Mes: febrero 2012

La muerte, primer objetivo de investigación

Según autores como Fry (2000), la concepción de la muerte, tanto considerada como el fin de la vida o como tránsito a una vida ulterior, ha actuado como condicionante, y en algunos contextos como determinante, de los comportamientos y actitudes individuales y colectivos que repercuten en su vida cotidiana, generando un impacto que se refleja de forma particular en cada cultura.
El tema de la muerte, el proceso de morir, y los muertos forman parte de la condición humana, y ha sido manifestada a lo largo de su historia. A pesar de la aparente inamovilidad con respecto a las actitudes que desencadena la presencia de una certeza tan absoluta, y no es, sino en un escaso período de tiempo, en el que se percibe una respuesta de ocultación y rechazo tan generalizado como el que se ha producido desde hace tres décadas hasta nuestros días, a lo que se le ha unido de forma intencional, la utilización de dicho constructo como elemento de control social que desde el mundo helenístico se confirió como instrumento de eficaces resultados a corto plazo.
Nuestro primer objetivo será por tanto determinar la veracidad de la hipótesis de trabajo, lo que supone, la conceptualización actual de la muerte como proceso amenazante y extraño, rodeada de grandes incógnitas y fuera de nuestras acciones, y expresiones  cotidianas.